Móvil para cuna con pompones

handco_diy_pompom_titulo

Materiales

Lana en distintos colores y grosores

Hilo de algodón blanco

Retales de tela 

1 bastidor

Tijeras

Cartón

Pegamento

2

Indicaciones

Hacer 5 o 6 pompones de distintos colores y tamaños

Forrar el bastidor con los retales de tela. En mi caso he usado tela de algodón blanca pero pueden usarse telas con estampados para darle un toque de color.

Unir el hilo de algodón con los pompones usando algún tipo de abalorio o directamente a la lana y repartirlos de manera equidistante por el bastidor para equilibrar el peso.

Unir los hilos en la parte superior con un nudo doble y colgarlo de donde usando una anilla o con el propio nudo final. ¡y listos! En un ratito puedes dar un toque de color y originalidad a la habitación de los peques.

0

Anuncios

Proyectos DIY cuando estás esperando

Hoy os traigo cuatro ideas de proyectos fáciles para hacer en casa cuando, como yo, estás esperando la llegada de tu bebé. Hay muchos libros y blogs que te dan muchas ideas para hacer ropita de recién nacidos pero a mí no se me da nada bien hacer cosas a escala tan pequeñita.

Éstos son algunos proyectos que os pueden servir de inspiración y que espero que os gusten.

diy_20141006

1. Collar de lactancia. Collar de ganchillo en algodón 100% para usar en las tomas de lactancia del bebé.

2. Bolsitas para la ropa de hospital. Bolsitas de tela 100% algodón para llevar los conjuntos de hospital preparados en la maleta del bebé.

3. Mantita de cuna. Manta de invierno para la cuna del bebé. Patrón aquí.

4. Lámina decorativa. Láminas para la habitación del bebé.

Handmade.

Imagen

Materiales:

– Cuerda de varios colores

– Aguja de ganchillo (12mm)

– Lana fina negra (opcional)

Imagen

Patrón:

Es una cesta de cuerda muy sencilla que puede servir para almacenar todo lo que se os ocurra. Yo la uso para dejar las lanas y labores pero puede llenarse de juguetes o ponerla junto al sofá con revistas y mantas.

Mide aproximadamente 40cm x 20cm, pero la altura y el tamaño de la base la podéis ir viendo a ojo y hacerla a vuestro gusto.

Hay que empezar con un círculo mágico e ir creciendo con punto bajo hasta conseguir el diámetro que os venga mejor. Una vez que dejas de crecer, en las siguientes vueltas debes mantener el número de puntos para que vaya cogiendo la forma de cesto. Todo el patrón está hecho con el mismo punto cambiando de color de cuerda a media altura.

Imagen

Para hacer las asas, hay que tener en cuenta cuántos puntos tiene una vuelta y sacar la distancia a la que hay que empezar el hueco. En mi caso, una vuelta está compuesta por 82 puntos, por tanto, decidí que el asa tendría 8 puntos y una vez pasado el ancho del asa tendría que hacer 33 puntos para empezar la siguiente.

82 puntos = 33 puntos + 8 puntos + 33 puntos + 8 puntos

Aunque parezca algo difícil yo lo hice a ojo a medida que tejía el hueco y una vez decidido el ancho del mismo, hice las cuentas para calcular dónde iría el otro.

Imagen

Finalmente forré las asas con lana negra para darle contraste y facilitar el agarre.